Insectos xilófagos

Los principales agentes de degradación de la madera son de origen biótico, por ejemplo, los hongos que provocan su pudrición, aunque sin duda, uno de sus mayores enemigos son los insectos xilófagos.

En caso de que la obra sufra algún tipo de ataque de estos insectos es importante ser respetuosos con la obra, con nosotros y con el medio ambiente. Su eliminación requiere de tratamientos específicos y a la vez efectivos y, entre ellos, consideramos que la anoxia es uno de los más interesantes.

Los insectos xilófagos son un gran peligro para las obras de arte, causan grandes deterioros y pueden llegar a provocar su destrucción total. Sólo en la península se calculan unas 50 000 especies.

La madera es su fuente de alimentación y a la vez refugio donde ponen los huevos. Producen dos tipos de deterioro: físico y químico. Para su reconocimiento debemos fijarnos en su aspecto externo, en las galerías que construyen, larvas, excrementos, huevos, etc., ya que su forma y tamaño nos ayudará en su identificación.

Identificación 

Fragmento de madera con microtomografía computerizada

Lámina delgada de Taxus baccata

Para la identificación de maderas generalmente es necesaria la toma de muestras.
Este estudio se lleva a cabo a través de su morfología, se estudian las tres direcciones de corte: radial, tangencial y transversal y, por comparación de estructuras, identificamos la especie a la que pertenece.
Con la utilización de nuevas tecnologías, como la microtomografía computarizada (micro CT) de rayos X, es posible la identificación de las diferentes especies de madera utilizadas en Patrimonio, sin toma de muestra o con muestras mínimas.
Conocer la madera es de suma importancia para su conservación, documentación, historia etc.